El Diseño de los Datos. O cómo interpretarlos y dibujarlos

publicado en: Post | 0

 

Una de las preocupaciones de empresas e instituciones es transmitir los datos de forma atractiva a su público objetivo. La Associació Professional d’Il·lustradors de Catalunya (APIC) organizó el pasado 28 de junio el seminario La ilustración y el Diseño, que incluía una sección estrechamente relacionada con dicha problemática: El Diseño de los Datos. O cómo interpretarlos y dibujarlos.

La conferencia contaba con dos ponentes de dilatada experiencia en este campo: Jaime Serra Palou, artista y periodista reconocido en 2012 como el infografista más influyente del mundo por la Society for News Design, y Víctor Pascual Cid, ingeniero, Doctor en Informática y Comunicación Digital por la Universidad Pompeu Fabra (UPF), y cofundador de la empresa de visualización de datos OneTandem. Ambos ponentes coincidieron en que los datos deben ser capaces de transmitir un mensaje claro, que la forma de visualizarlos será diferente dependiendo de nuestro público diana y que no debemos olvidar el carácter humano que hay tras ellos.

 

“Yo formo parte de un mundo más freaky, relacionado con la informática y la ingeniería, por lo que soy yo el que hoy se acerca a vosotros, ilustradores y diseñadores.”

 

Para Víctor Pascual, el objetivo de sus visualizaciones es “hacer los datos más humanos”. Las visualizaciones pueden aplicarse tanto al entorno periodístico como al mundo de los negocios. Hoy por hoy, podemos encontrarnos con visualizaciones estáticas y dinámicas.  Las primeras constan de imágenes que nos ayudan a entender un conjunto de valores numéricos. Los gráficos son el ejemplo más paradigmático. Expresan un mensaje muy concreto y ofrecen la posibilidad de ser impresos. Las segundas cumplen esta misma función, pero con un valor añadido: la interacción. El usuario es libre de manipular esa imagen y explorar los datos, lo cual permite usar esos valores numéricos para transmitir mensajes más amplios que las visualizaciones estáticas.

Realmente, las tablas no dejan de ser una forma de visualizar los datos. ¿Por qué molestarnos en crear otros tipos de visualizaciones? La respuesta está relacionada con el funcionamiento de nuestro cerebro. Víctor explica que la memoria icónica, relacionada con los sentidos y, en nuestro caso, especialmente con la vista, transmite la información a la memoria a corto plazo y esta, a su vez, a la memoria a largo plazo.  La cuestión es que la memoria a corto plazo puede almacenar una cantidad de información bastante limitada.

Con un rápido ejemplo, Víctor nos muestra cómo a partir de un vistazo rápido a una tabla recordamos más o menos el número de filas y columnas y el valor numérico que más veces se repite. En cambio, con un gráfico de líneas concluimos rápidamente que esos valores sufren un incremento en el tiempo. Y es que el gráfico dispone de más atributos visuales. Entre ellos, algunos de los más importantes son el color, la saturación, la medida y la orientación. “Esto no significa que las tablas no deban utilizarse. Simplemente debemos encontrar la mejor metáfora visual para comunicar nuestro mensaje – puntualiza Víctor –. Algunas metáforas visuales, como los gráficos de barras, son sobradamente conocidas, pero actualmente el abanico de visualizaciones está creciendo y escogeremos según el contexto”.

 

“Map of Science”, de Víctor Pascual Cid

 

Uno de los trabajos de Víctor es Map of Science. Se trata de una infografía interactiva que muestra el tipo de ciencia en que se especializa cada universidad o cada país. Cada punto representa una disciplina científica. Mediante un archivo que recoja los papers publicados en una universidad o un país determinado, podemos observar qué tipo o tipos de ciencia desarrolla mediante el tamaño de los puntos.

Según Víctor, estamos a años luz de otros países en cuanto a visualización de datos. “El New York Times está pensando en dejar de usar visualizaciones interactivas porque su público objetivo usa mayoritariamente el móvil, es decir, una pantalla pequeña, poco práctica para explorar ese tipo de infografías. Cuando nosotros empezamos a utilizarlas, ellos dejan de hacerlo”. El experto también hace hincapié en la cantidad de horas y personal necesarios para elaborar estas visualizaciones. “Hay que buscar datos, verificarlos, procesarlos y contar con programadores, diseñadores y periodistas. En el New York Times cuentan con unas 40 personas para ello”.

Los objetivos de una visualización son comunicar, poner los datos en contexto y encontrar patrones en ellos. En palabras de Víctor, “las visualizaciones nos ayudan a hacer tangibles los datos y construir nuevas hipótesis con las que obtener nuevo conocimiento”.

 

“Siempre me siento muy desconcertado cuando me invitan a estas charlas. Yo no soy ilustrador y me parece algo pretencioso decir que lo soy. Más bien diría que pretendo ilustrar.”

 

Jaime Serra explica que, durante años, hemos visto gráficos asépticos, apagados, fríos, en los medios de comunicación. Pareciera que existe la voluntad de prescindir de la estética para otorgar a los datos un aspecto más científico, que para muchos equivale a más veraz. Según el artista, esto es una tendencia peligrosa, pues los datos no tienen por qué ser verdad. Al desestimar la estética, “estamos prescindiendo de un potencial enorme. No se trata simplemente de decorar, sino de ilustrar con imágenes lo que queremos transmitir con datos”, comenta Jaime.

 

“Salarios que no alcanzan”, de Jaime Serra Palou

 

Mientras Jaime trabajaba en el periódico Clarín, construyó un gráfico que, en principio, debía ser aséptico. Sin embargo, acabó convertido en una barra de pan. “No es tan precisa como un gráfico de sectores, pero es mucho más expresiva. Creo que los datos así son más poderosos”. El problema, explica Jaime, es que este tipo de visualizaciones esconde una opinión – Las migajas exaltan la precariedad de los sueldos en Argentina en 1997 –. En el ámbito periodístico hay que dejar la subjetividad a un lado, a no ser que se trate de un artículo de opinión“Opinar con datos no es algo que se suela hacer. Es difícil porque los datos son precisos”.

Sin embargo, más allá de la infografía periodística, Jaime busca dotar a sus visualizaciones de un carácter marcadamente subjetivo. Un ejemplo de ello es la obra Vida sexual de una pareja estable, que representa el tipo de relaciones sexuales – señaladas con diferentes colores – mantenidas por tres parejas en cada uno de los 365 días – líneas – de un año. Las tres recopilaron esta información durante ese periodo de tiempo, por lo que hay toda una serie de datos tras esta obra. El artista nos explica que, en una de sus exposiciones, una chica se acercó a su obra y le comentó a su amiga “mira, 6 días sin sexo”. En cambio, un hombre dijo “el marido debe viajar mucho”. Los asistentes de la exposición, de alguna manera, hacían suya la obra en base a sus propias vidas. Jaime señala que “hoy en día recogemos miles de datos sin interacción humana. Para lo que me interesa a mí, que es el individuo, eso no sirve”.

 

“Vida sexual de una pareja estable”, de Jaime Serra Palou

 

Tras las intervenciones de ambos ponentes, formulamos la siguiente pregunta: ¿es más importante ser efectivo y riguroso o ser estético? Según Jaime, “una infografía periodística debe tratar de ser objetiva. No puedes dejar que la estética supere la efectividad. El contenido y el rigor son lo primero, y la estética debe reforzar lo que quieres transmitir”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar una opinión


*